Mi foto
Nació en Francisco I. Madero, Dgo. en 1964. El peor de los pecados, es su primer libro de cuentos.Ha recibido el Premio Estatal de Periodismo Cultural “Armando Fuentes Aguirre” en los años 2000 y 2015 y el Premio Estatal de Periodismo de Coahuila, 2016. Perteneció al taller literario de Saúl Rosales. Escribe cuento y ensayo. Es colaboradora regular de la revista Siglo Nuevo, suplemento del periódico El Siglo de Torreón. Su entrevista con Elena Poniatowska fue traducida al griego y publicada en la revista Koralli de Atenas. Ha publicado en las revistas: Estepa del Nazas, Acequias, Cultura de Veracruz, La Manzana y Confabulario (suplemento cutural del periódico El Universal). Y en los libros colectivos Enseñanza superior, Coral para Enriqueta Ochoa, Voces del desierto, Sinfonía a doce voces, Cien puertas de Torreón, Perfiles sobre José Revueltas, Camerata de Coahuila. Dos décadas de música y Horizontes de sol y polvo I; Panorama del cuento lagunero. Es médica egresada de la Facultad de Medicina de Torreón,UA de C. Correo electrónico: lopgan@yahoo.com

viernes, 15 de septiembre de 2017

UNA JAULA MUY LOCA Y DIVERTIDA


Resultado de imagen para mario Iván martinez en la Jaula de la locas

Hace algunas semanas tuve la oportunidad de asistir al teatro Manolo Fábregas de la ciudad de México, fui a ver la comedia musical “La jaula de las locas”; fue un deleite disfrutar, especialmente, de la voz y la actuación de Mario Iván Martínez. A Martínez en ocasiones operísticas le han dado  papeles de contratenor, aunque en realidad es considerado un tenor ligero con un sonido casi femenino. Se trata de un artista muy completo; es muy versátil, igual hace teatro infantil, que televisión, ópera o comedia.
Esta obra fue escrita por el dramaturgo francés Jean Poiret en 1973. Hace cuarenta y cuatro años, pero ahora está más vigente que nunca debido a la polémica mundial que en los últimos años ha surgido por la pregunta, que algunas personas se hacen, sobre si las parejas homosexuales pueden criar bien a un hijo. Se trata de la historia de una pareja de homosexuales: George (Tomás Goros)  y Albin (Mario Iván Martínez) quienes tienen un centro nocturno que tiene el nombre, precisamente, de “La jaula de las locas”. La comedia comienza cuando los visita Jean Michel, hijo biológico de George pero criado también por Albin como si fuera su madre; él es un(a) vedette travesti que tiene como nombre artístico Zaza. El problema surge porque el padre de la novia del hijo de George  es un diputado de moral muy rígida y no aceptaría que su futuro yerno tuviera una familia diferente conformada por dos hombres. Los enredos se van dando y al final la moraleja recae en el diputado papá de la novia que con su moral homófoba, al final termina siendo un simple bufón.
En el programa de mano el productor de la obra, Juan Torres hace una dedicatoria: “A las personas que han sido discriminadas en todos los sentidos, de todas las maneras. Nadie en el mundo debería sufrir señalamientos y consecuencias por sus preferencias sexuales, ideológicas; por su raza, religión o discapacidad. En pocas palabras nadie debe ser discriminado por ser diferente […] La dedico a quien haya sentido esto alguna vez en su vida va este proyecto con mucho cariño y un abrazo sincero”
Considero que aunque a veces se le quieren dar demasiadas responsabilidades al arte, es verdad que a través de éste las conciencias pueden cambiar. Me llamó la atención que en la función había varios niños. Seguramente estos pequeños no crecerán con tantos prejuicios en cuanto a la homosexualidad se refiere y me parece que cualquier manifestación artística que abone a la concordia en la convivencia humana es muy loable. Además de que en este caso es de manera divertida. Y en verdad, hacen un trabajo excepcional todos los actores y actrices.  Es sorprendente ver a esos hombres moverse con tanta agilidad con zapatos de tacón altísimos y todos esos bailes y piruetas, en verdad asombran. Pero sobre todo la presentación del amor entre una pareja joven heterosexual y el amor de una pareja homosexual que ha podido sobrellevar su unión por muchos años.
Ya hace años siete años que en la ciudad de México se aprobaron legalmente los matrimonios homosexuales y además, ahora se les permiten adoptar hijos. En esa ocasión, varias empresas hicieron encuestas para saber qué pensaban los habitantes de la capital sobre el tema. En general se encontró que la mayoría no tiene problemas en aceptar las bodas entre personas del mismo sexo, pero son muy pocos los que aceptan la adopción. Sin embargo, se puede señalar que no ha sido la ausencia de leyes que legitimen tales uniones para que cada quien viva con quien desee ni tampoco ha impedido que los homosexuales tengan hijos como los tuvo Juan Gabriel y los tiene Miguel Bosé, Ricki Martín y Jodi Foster, sólo para recordar algunos.

En el cine la mejor representación de esta obra fue con Robin Williams en el papel de Albin, sin duda es una de versiones más recomendables.

lunes, 28 de agosto de 2017

ARMONÍA CULINARIA


Resultado de imagen para culinary harmony

Muchas mujeres consideran que cocinar es un signo de sometimiento, y es que por siglos la cocina ha sido el lugar en donde la mujer ha estado al servicio de los demás a través de la preparación de los alimentos. Sin embargo, el mundo de la gastronomía es apasionante; los sabores y los olores tienen la capacidad de traernos sensaciones nuevas y de antaño. Además, a través de la comida es posible conocer la historia de los pueblos. Y casi se podría hacer la biografía de cualquiera si supiéramos su historial gastronómico. Al estar al tanto de qué y cuánto come una persona se conseguiría deducir algunos rasgos de su personalidad, su estado de salud y su situación económica. De tal modo que si se habla de alguien que jamás come cerdo, se podría pensar que se trata de un judío ortodoxo; si no come carne de res pensaríamos que es un hindú brahmanista; y si no se alimenta de ningún animal, entonces podría tratarse de un vegetariano, y si come sólo vegetales crudos sería un vegano.
       El arte culinario está lleno de curiosidades. Y es que es sorprendente ver que algún platillo hindú puede llevar hasta treinta ingredientes. O podemos observar cómo la comida árabe y la judía tienen mucho en común, aun siendo, ancestralmente, de pueblos enemigos (ambos hijos del desierto. La geografía se impone). Igualmente es interesante detectar en una receta alusiones históricas como en la de “Moros y cristianos”, que no es más que frijoles negros que representan a los moros o árabes morenos, y a los cristianos, que en este caso son el arroz blanco; se señala así los más de setecientos años de los árabes en España, (aunque este platillo es típico de Cuba). La comida habla también de mestizaje. Allí está el pan de pulque saltillense; la harina de trigo española amasada por el pulque indígena. Habla también de invasiones globalizadas; el chocolate de origen mexicano invadió el mundo y es explotado grandemente por los suizos y los belgas. Tampoco deja de extrañar que México, un pueblo conquistado por españoles, no haya tomado la costumbre de ingerir diariamente vino de mesa. Es hasta hace algunos años que muchas personas han puesto de moda  los Merlot o los Cabernet Sauvignon.  
       Por lo anterior, me gustó mucho el libro Culinary Harmony del estadounidense David Rezits. El violonchelista y amante de la alta cocina se dio a la tarea de recopilar las recetas favoritas de doscientos músicos clásicos. En el texto el autor asegura que la capacidad de hacer buena música va siempre junto con el reconocimiento de la buena mesa. Así, según Rezits, quien hace música de calidad también es un gourmet. En este libro de armonía culinaria destacan los platillos favoritos de Paganini, Rossini, Perlman, Menuhin.  
       Gioacchino Rossini fue conocido también como cocinero y, aunque en varios restaurantes italianos se sirven sus famosos macarrones, al parecer una de sus recetas favoritas era un consomé hecho a base de foie gras y trufas negras. El director hindú, Zubin Metha, disfruta del pollo que prepara su esposa Nancy, que lleva veinte ingredientes de los que destacan: leche, cardamomo, azafrán, mantequilla, ajos, jengibre y chile. Desde luego, este plato es hindú. Para el compositor y director neoyorquino, John Williams, lo mejor en el almuerzo son unos hot cakes con yogur, mantequilla y miel de maple. Yehudi Menuhin, violinista estadounidense de origen ruso, gustaba de la sopa de ajo. El violinista estadounidense, Izthak Perlman, paladea un platillo hecho con hígados de pollo y una pizza, que en Nueva York bautizaron con su nombre. En el libro viene incluida una copia de una receta escrita con la letra de Niccoló Paganini; se trata de los ravioles Paganini que se sirven en salsa de tomates y hongos.
       De manera que con el libro Culinary Harmony de David Rezits, puede uno acercarse a los músicos comiendo sus platos favoritos, ya que las recetas están muy bien expuestas. Además en el mismo se pueden leer un poco de sus biografías.
         Enseguida les comparto la receta del Consomé Rossini. Esta creación es de él era uno de sus platillos favoritos
Ingredientes
250 grs. de foie gras
1 trufa negra finamente picada
30 pequeños profiteroles de 2 a 2.5 cm.
6 yemas de huevo
250 ml. de crema de leche
1 1/5 litros de consomé de pollo o res
2 cucharadas de oporto
1 cucharada de perejil finamente picado

Se mezclan el foie gras con una manga pastelera para rellenar los profiteroles, luego se baten las yemas y la crema. El consomé se pone a hervir con el oporto, se le agrega la mezcla de crema y yemas y se remueve continuamente, una vez que espesa se retira del calor. Se sirve el consomé en platos individuales adornados con los profiteroles y se espolvorea el perejil. Buon appetito.

sábado, 12 de agosto de 2017

LA TREGUA DE BENEDETTI


Resultado de imagen para la tregua mario benedetti

Mario Benedetti (1920-2009) fue un escritor uruguayo que publicó alrededor de ochenta libros;  muchos de sus poemas son conocidos como canciones que, en su mayoría, han sido interpretados por Joan Manuel Serrat. El poema más famoso hecho canción es “Te quiero”: “Si te quiero es porque sos/ mi amor, mi cómplice,  todo./ y en la calle, codo a codo,/ somos mucho más que dos…”
        Su novela La tregua es una historia apasionante que ha sido llevada al cine en dos ocasiones: una versión argentina filmada en 1974 y otra mexicana en 2003. Se trata de una obra escrita a manera de diario, en donde Martín Santomé, el personaje principal, va narrando su día a día durante un año. Santomé es un empleado de oficina, que lleva una vida mediocre; es viudo desde hace veinte años; tiene tres hijos y cuarenta y nueve años. La novela se desarrolla en la ciudad de Montevideo, Uruguay. Y a pesar de que los primeros días descritos son el tedio de la cotidianidad, el narrador tiene la habilidad de dejar en suspenso al lector; esperando saber que pasará el día siguiente.
        Diferentes vertientes de esta historia me parecen destacables. Primero que el personaje de Martín Santomé a los cuarenta y nueve años ya siente que la muerte está cerca; está tramitando su jubilación para dedicarse, lo que le queda de vida, al ocio, pero la vida le ofrece una tregua, y esta le es dada por la presencia de Laura Avellaneda, una muchacha que entra a trabajar a su oficina y que tiene solamente veinticuatro años, la mitad de su edad. La atracción entre ellos se va dando poco a poco, hasta consolidarse. La presencia de la joven le devuelve la imagen de su esposa a la que él estaba imposibilitado para recordar físicamente. Compara los cuerpos de las dos jóvenes y las encuentra igualmente hermosas. Luego, inevitablemente compara el cuerpo de él e Isabel, su esposa muerta, y el de él y Laura, su joven amante. Se siente miserable; fue joven con Isabel y es viejo con Laura: “Desde la calvicie desequilibrada (el lado izquierdo es más desierto); la nariz más ancha, la verruga del cuello, hasta el pecho con islas pelirrojas, el vientre retumbante, los tobillos varicosos, los pies con incurable, deprimente micosis”.  Se reconoce como una caricatura de sí mismo.
        La razón por la que una persona mayor se enamora de una joven, generalmente no necesita explicación; la juventud es atractiva por sí misma. No se cuestiona al viejo sino al joven. En esta novela la relación de una muchacha con un hombre que le dobla la edad no huye de los estereotipos que, en este caso, radican en dos posibilidades: La primera es que las jóvenes buscan a los hombres mayores por interés económico y el segundo es que tienen carencias afectivas de la figura paterna. A la joven le faltó padre. Benedetti se va por la idea freudiana; pues su amante no conoce a su padre biológico y el que cree que es su progenitor es un hombre distante de ella.  Y a pesar de que los amantes son personas libres tienen una relación secreta como si estuvieran cometiendo un delito. Ella le reclama el egoísmo de él en cuanto a la burla que una pareja, dispareja en años, provoca en la sociedad: “Usted no quiere parecer ridículo pero no tiene inconveniente en que yo lo parezca”; ella también se siente ridícula. Llama la atención que Martín Santomé nunca menciona a Laura, su amante, por el nombre propio sino que se refiere a ella por su apellido: Avellaneda, como si no lograra asirla del todo.
        Otro de los tópicos que me parecen sobresalientes es el constante rechazo que manifiesta Martín hacia Santini, un compañero de la oficina que siempre lo acosa con sus confesiones y que le cuestiona sobre si la homosexualidad es algo inmoral o no. Santomé manifiesta el rechazo hacia el empleado porque es homosexual y lo llama, repetidas veces, maricón. Sin embargo, lo interesante está en su reacción al enterarse que su hijo favorito es homosexual, igual que su compañero de trabajo.
        Martín sufre al pensar en lo que le dijo su mejor amigo al confesarle su amorío: “Quiero decir que a mí me parece muy claro todo el problema: lo que te pasa es que tenés miedo que dentro de diez años ella te ponga cuernos”. Sí, él tiene miedo, celos de todos los hombres que se le acercan a Laura y más cuando ella ríe. Tiene temor de que ella exija tener hijos, pues él no desea tener más. No obstante ninguno de sus miedos llegan a realizarse; el final es por demás sorpresivo. La Tregua de Mario Benedetti es una novela para leerse sin interrupciones.

viernes, 11 de agosto de 2017

LA PASIÓN NECESARIA DE ROSA GÁMEZ

Resultado de imagen para Rosa Gámez Reyes Retana
Rosa Gámez Reyes Retana es sicóloga y escritora. Ha escrito la novela: La menoscabada; El libro de cuentos: Pueblerinas narraciones; los poemarios Devenir de luna, Imantación y Grafías al viento; los ensayos: Un logro del deseo. La Camerata de Coahuila, Pienso, Luego escribo y Déjame ayudarte con tu niño Down. A Rosa Gámez, le viene la pasión por el arte gracias a su familia, pues unos tíos suyos estudiaron canto en Italia y sus padres tocaban el piano. La escritora recuerda que su mamá leía a primera vista las partituras y que a su papá le gustaba mucho interpretar Caballería Rusticana de Pietro Mascagni. Rosa toca el piano y es una mujer que busca siempre estar aprendiendo; ha sido un ejemplo para muchos, como ella misma lo percibe: “Creo haber sido una motivadora natural en el ambiente en que me he desenvuelto. He procurado ver el lado positivo en todas las circunstancias de la vida”, afirma.
        La autora, no sólo ha estado involucrada en las artes, también tiene una larga trayectoria como persona altruista: Durante muchos años enseñó el sistema Braille a los invidentes y por ello, el Club Sertoma de Torreón le otorgó el reconocimiento “Premio al Mérito” en 1972. Asimismo, por aquellos años, visitaba a los presos de la cárcel municipal de San Pedro de las Colonias, a quienes ayudaba en todo lo que le era posible. Cuenta que iba al Centro de Madres, lugar donde se concentraban jóvenes embarazadas y solteras, a las que auxiliaba económicamente y les daba asesoría haciéndoles sugerencias de cómo mejorar su calidad de vida; les conseguía consultas médicas gratuitas y las apoyaba con los medicamentos.
Su más reciente publicación es un relato (impreso en forma de plaquette) que se titula: Tocar sin pasión, es imperdonable, el nombre es el fragmento de una frase que dijo Ludwing van Beethoven: “Tocar una nota equivocada, es insignificante. Tocar sin pasión, es imperdonable”. Se trata de un texto escrito a través de un narrador omnisciente que guía la historia a través del pensamiento del protagonista principal; un hombre llamado Renato Armand, quien es pianista y director de orquesta. Él, a lo largo del relato, manifiesta su vital motivación por la música y se centra en la preocupación por los problemas que se le presentan en su trabajo como director. La segunda protagonista  es, precisamente, la orquesta que él dirige. Gámez cuenta pasajes de la vida de un hombre que desde la infancia se sintió atraído por la música: “Las composiciones musicales le apasionaban desde niño, por eso dedicó muchos años de su vida al estudio […] Su personalidad receptiva favorecía su sentido artístico, que afloraba de las partes más elevadas de su ser; todo aquello era posible trasmitirlo a través de la música.”
Como lo mencioné con anterioridad, esta historia tiene como hilo conductor el pensamiento de Renato Armand; las ideas del personaje son relacionadas con algunas de obras maestras de la música clásica. Y Aunque el título de este libro alude a Beethoven, el artista más mencionado es Mozart. Por ejemplo, en varias ocasiones el músico piensa en la muerte, por lo que recuerda el Requiem de este compositor; la narradora asegura que todas las situaciones de la vida son expuestas magistralmente por el prodigio de Salzburgo, ya sea que se trate de la farsa, la tragedia, el absurdo o el amor. El protagonista considera que estaba predestinado para ser músico, pues le parece imposible que él pudiera llegar a ser comerciante, político o realizar cualquier otra actividad. Aunque gracias a la música podía conocer muchas profesiones, disfrutaba especialmente de la ópera El empresario teatral de Mozart.
Renato es presentado por la escritora como una persona muy sensible: “Le dolía pensar en las miserias económicas que tuvo que pasar el compositor austriaco, sin importarle el tiempo que había pasado de su existencia, tenía presente el año de su nacimiento: 1756, y el de su muerte: 1791. En cambio olvidaba las fechas de cumpleaños de su familia y amigos. Para él, Mozart era el mayor genio musical de todos los tiempos. Él se rebelaba ante la indiferencia de quienes no disfrutaban de la perfección musical de esas composiciones. Renegaba por las injusticias a las que fue sometido este genio, por sus contemporáneos”.
Rosa Gámez, nos habla de la religiosidad de su protagonista: “Renato oraba para desarrollar, como Mozart, ese espíritu que proyectaba y difundía la profundidad de la armonía, de las acciones escénicas y del acompañamiento instrumental, que de él dependían. Con la ópera La Flauta mágica, Armand disfrutaba profundamente, por lo que varias veces la había dirigido.”
En ocasiones, el personaje principal siente desilusión porque su trabajo no es reconocido en la medida que él lo merece, pues la prensa no siempre reseñaba con justicia el trabajo que realizaba con la orquesta: “No apreciaban el esfuerzo y la maestría con que había ejecutado algún concierto. No escribían como se debería, pero no sabía si era por ignorancia o por desinterés, pues siempre le daban más espacio a la música popular. Por ello sintió enojo por la nula publicidad que tuvo antes y después de su presentación, el flautista Oicaroh F., genio a nivel mundial, cuando vino a tocar el Concierto para flauta y orquesta No 2 en re mayor, de Mozart. Armand no entendía la insensibilidad de los periodistas hacía lo que a él enamoraba, como ese concierto.”
Tocar sin pasión, es imperdonable de Rosa Gámez es un texto en donde se abordan las dudas existenciales de un músico, director de orquesta, y en menor medida expone la problemática de una orquesta, tanto en las relaciones interpersonales como el sustento artístico y económico que requiere una organización de este tipo.

Inevitable este libro nos trae a la mente a la Camerata de Coahuila. Sin embargo, aunque hay ciertas coincidencias, finalmente se trata de un relato producto de la fantasía de la autora, como ella misma lo aclara en su dedicatoria: “…este escrito es un argumento de mi imaginación, cualquier semejanza con la realidad sería una imprevista coincidencia, por lo que de antemano pido disculpas.”

domingo, 23 de julio de 2017

EL RELOJ DEL ABUELO (Cuento)


Imagen relacionada

Mi abuelo es viejo, tiene muchas arrugas, poco pelo y manchas en las manos. Cada domingo vamos a visitarlo mi mamá, mi papá y yo. Este abuelo es papá de mi papá y tiene una habitación llena de cosas que sólo él y yo podemos ver. Hace un año, cuando cumplí seis, me dejó entrar por primera vez. Algunas cosas me dan un poco de miedo. Por ejemplo, las cabezas de venado y oso que están colgados en la pared. Tiene rifles, cañas de pescar y una caja de carnadas. En una vitrina hay  dos botellas de metal que, me dijo, eran granadas alemanas. Se me hace muy raro el nombre de granadas pues mi abuela tiene un árbol que da granadas pero ésas se comen y manchan la ropa y por dentro son rojas como la sangre. Unas granadas iguales a las de mi abuelo se usaron para matar personas, eso dijo él y me explicó cómo explotaban. ¿Por qué hay gente que mata a otra gente? No sé por qué mi abuelo tiene ese tipo de granadas si él no mata personas, él mata animales. Por eso se iba de cacería. Ahora ya no puede porque le tiemblan las manos. No me gusta que me platique sobre la cacería o la guerra porque por las noches tengo pesadillas. Hasta he orinado la cama cuando sueño que el oso me quiere comer o veo hombres que saltan hechos pedazos. Despierto sofocado. No puedo respirar de los sustos que me llevo.
         Mi abuelo me quiere mucho y yo lo quiero a él. Pienso que soy su preferido, pues todas mis primas son niñas. Soy el único niño de la familia y eso es muy aburrido, aunque me divierte que el abuelo me cuente sus historias de cuando era joven. Me ha dicho que él pronto va a morir y que cuando eso pase me va a regalar muchas cosas; entre otras, el reloj que lleva en el bolsillo del que le cuelga una cadena dorada desde su cinturón. ¿Por qué la gente hace regalos estando muerto? Yo no quiero que me regale los rifles ni las granadas y menos las cabezotas del oso y del venado, que  siempre me están viendo con sus ojos pelones. Todo eso me da miedo. Sí quiero que me regale el reloj, está muy bonito, es dorado y tiene una tapa que se levanta para que se vean las manecillas que caminan haciendo un ruidito raro. Él me enseñó cómo leer la hora; me explicó que la aguja grande señalaba las horas y la pequeña los minutos. Cada vez que me pregunta, ¿qué hora es?, se pone muy contento de que yo sepa. No era muy difícil porque mi mamá siempre me grita: ¡Eduardo, recoge tus juguetes porque a las dos nos vamos a comer con tus abuelos! Con eso me ayudé los primeros días para no fallar.
         Me gusta mucho el reloj del abuelo. Un día le dije: ¿Por qué no me lo das ya? No quiero que te mueras. Contestó que tenía que esperar, me aseguró que ese reloj era mágico y que cada noche cuando lo abriera, antes de dormirme, él vendría a visitarme para contarme cómo es el lugar en dónde va a estar.

         Hace unos días, oí que hablaban de que se habían llevado al abuelo al hospital. Después, todos se vistieron de negro y me dijeron que él se había ido de cacería a África. Me entregaron el reloj. No voy a negar que estuve llorando porque lo extrañé los primeros días, antes de que me dieran el reloj. Ellos creyeron que me engañaban pero yo sé que ya está muerto porque todas las noches no falta a nuestra reunión. Abro la tapa del reloj cuando todo mi cuarto esta oscuro y aparece el abuelo. Él me platica todas sus aventuras. Me habla sobre sus viajes por todo el Universo. Ahora él viaja cuanto quiere y a cualquier lado, no necesita ni coches ni aviones ni trenes. Nada de nada. Me dijo que en uno de los planetas había visto a todos los que habían matado con las granadas metálicas y que era amigo de ellos. Le pregunté que cómo se veían y me dijo que estaban enteritos y contentos; con eso ya pude respirar tranquilo.

sábado, 22 de julio de 2017

VIOLENCIA RETORNABLE


Resultado de imagen para violencia contra la mujer

Hace unos meses me enteré de una señora que mató a su marido. La historia tendría que ser de espanto para quién la oyera, pero la verdad era que al escuchar, en la televisión, a la mujer cómo lo hizo, uno no podía sentir ningún sentimiento de compasión o de horror. Aquella mujer hablaba con mucha naturalidad sobre su acto de asesinato. Se justificaba asegurando que su marido la había maltratado durante toda la vida; con golpes, borracheras, violaciones... El hombre no aceptaba irse de la casa, por eso la mujer sintió que la única forma de liberarse de él era asesinándolo. Contó que primero lo atarantó dándole una bebida que se prepara con un sobre de polvo de sabor artificial (Zuko) y agua a la que le agregó una frasquito lleno de Clonazepam, (una sustancia ansiolítica usada también como inductor del sueño). Ella no pensaba que se iba morir con el medicamento sino que lo quería dormido. Una vez dormido, la mujer lo golpeó en la cabeza y después lo partió con un serrucho en pedazos, lo guardó en un costal y en su triciclo fue a tirarlo a un basurero. La historia es terrible, pero es extraño que cuando se descubrió quién había sido la asesina, ésta nomás decía que se sentía aliviada de que se supiera que había sido ella, porque no podía vivir cargando eso en su consciencia. La asesina se veía bastante relajada y hasta contenta, pareciera que no le importaban los años que pasaría en prisión. Seguramente se sentía liberada de que ya no iba a caminar sus días en el sobresalto de: ¿Me golpeará hoy? ¿Llegará borracho? ¿Me obligará a tener sexo? ¿Me contagiará alguna enfermedad? El terror; el miedo al extremo.
         Recordé que hace años cuando trabajé (una corta temporada) en el desaparecido Centro Sí Mujer, lugar de asistencia a mujeres maltratadas, llegaban casos repetidos de violencia intrafamiliar. Recordé a una mujer con una historia similar:
Una mujer corpulenta entró al consultorio. Una mirada desconfiada respondió a mi saludo. La recién llegada traía los ojos de desconfianza. La expresión de rudeza era remarcada por los moretones en la nariz, párpados y pómulos. Su gastada blusa exhibía costras de sangre. Era posible percibir que no existía fragilidad emocional en ella. Lo anterior confirmaba que muchas mujeres que guardan una larga historia de violencia quedan imposibilitadas para llorar. La fuerza de los golpes termina endureciéndolas. Se fabrican una coraza que se vuelve necesario e inevitable. La paciente manifestaba que tenía miedo porque desde la madrugada del sábado (día de la última golpiza) no sentía movimientos en su vientre pues tiene cinco meses de embarazo. Eso es lo que le importaba. Lo demás, lo había aguantado muchas veces.
El marido borracho usó puños y botas y una botella de vidrio para atacarla, esto le provocó dos heridas en la cabeza que fueron suturadas en la Cruz Roja. Pudo haberla matado de no ser por la intervención de sus vecinos. Y dan ganas de reclamarle: ¿Por qué no se ha divorciado si ya son once años viviendo así? Pero para qué cuestionar si no habrá respuesta. Para la abusada todo es incierto. Todo es confusión, pues se sabe que quién vive violencia pierde su identidad y sus ¿Por qué? Siempre las voces y los actos de desprecio hacen su trabajo: “No obedeces, eres fea,  gorda, tonta, sucia... haces todo mal. Tú, tú, tú tienes la culpa de todo”. El golpeador se justifica. Y ella termina creyéndole. Se pierde a sí misma. Aunque a veces queda el instinto de sobrevivencia.
La violencia puede ser física, sexual, emocional o económica, en esta mujer cabían todas las violencias. Ella hablaba con rencor como si todos fuésemos culpables de sus estigmas. Sin embargo, no se puede explorar el pensamiento manchado de rojo. De color rojo su mirada y sus madrugadas. Rojo, el mismo color de la nota que apareció en el periódico difundiendo su caso. “La violencia genera violencia” y a veces (pocas) hay algunas que se les ocurre ponerle Clonazepam en el Zuko para así regresarle al marido todo el daño recibido.

viernes, 21 de julio de 2017

EL ARREPENTIMIENTO IMPOSIBLE


Resultado de imagen para esperando a godot

 El sol brilló, al no tener
otra alternativa, sobre nada nuevo.
Samuel Beckett
La mitología griega cuenta que Sísifo, después de enfrentarse a Zeus, fue castigado a empujar eternamente una gran piedra hacia la cima de una montaña sin alcanzarla nunca. Esto podría ser la representación del esfuerzo inútil. Tal imagen provoca cuestionamientos: ¿Acaso Sísifo es la simbolización del optimismo que dice que siempre hay que esforzarse aunque no se logré tocar la cima; “la esperanza muere al último”, o quizá se trata de la representación del pesimismo que establece que se haga lo que se haga siempre estaremos igual: empujando la piedra. El esfuerzo perpetuo, porque aun los que creen que llegaron a la meta tendrán que seguir contrarrestando el peso de la piedra porque si no los aplastará. O visto de otro modo, tal vez el hecho mismo de empujar la piedra es lo que le da sentido a la vida, a todo, es el medio y es el fin, y es lo que sostiene al ser humano. Así pues el mito de Sísifo parece ser el leitmotiv de la obra de Samuel Beckett (Irlanda,1906- Francia, 1989) premio Nóbel Literatura 1969.
¿Puede ser que una lectura provoque la sensación de estar sofocado? Me pasó con el libro Cómo es de Samuel Beckett. Se trata de un experimento literario donde el autor hace un relato donde no existe la puntuación. No hay comas, mucho menos una interrogación o admiración. Nada, ni un punto y seguido, ni punto y aparte, ni siquiera un punto final. Solamente separación de espacios por estrofas poéticas que pueden leerse como una metáfora. Una difícil lectura que requiere de la colaboración activa del lector quien tendrá que puntuar la escritura. La lectura es voz alta sería prácticamente imposible o bien podría usarse para cuantificar el tiempo que el lector aguanta sin respirar. Una obra que habla de un personaje que repta en el lodo y que vive antes de Pim, con Pim y después de Pim. Que es lo mismo que hablar de las formas en que el ser humano vive antes del amor, con el amor y después del amor, con el irremediable abandono.
El libro más famoso de Samuel Beckett es sin duda la obra de teatro Esperando a Godot. Una historia en donde dos amigos se pasan el día debajo de un árbol porque están esperando a Godot. Aunque nadie sabe quién o qué es Godot. Los personajes, dos principales y dos secundarios, esperan, hablan, esperan, se contradicen, esperan, se cuestionan, esperan... Aquí parte de su dialogo:
Vladimiro ¾¿Y si nos arrepintiéramos?
         Estragón  ¾¿Y de qué?
         Vladimiro ¾ Pues... no hace falta entrar en detalles.
Estragón ¾¿De haber nacido?
Así la presencia del absurdo. ¿Podremos arrepentirnos de un hecho en el que no tuvimos decisión alguna? ¿Podremos arrepentirnos de haber nacido? Por supuesto que no, nadie puede arrepentirse de nacer, de ser mujer u hombre. Nadie podrá arrepentirse de ser blanco, negro o amarillo. Nadie. Aunque para muchos el arrepentirse por haber nacido se hace efectivo con el suicidio. Los protagonistas de Esperando a Godot  planean su suicidio, en momentos desean morir. Sin embargo, no lo hacen efectivo. Los personajes se deciden por la esperanza, día a día.  Esperando a Godot  es para muchos el libro de Job de nuestra época porque habla de esperanza y fe. Pero los protagonistas nunca tienen la recompensa que Dios le dio a Job. Recordemos que Dios para probar la fe de Job ante Satanás, le quita bienes y familia dejándolo solo y en la miseria. “... toca todo lo que tiene y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia” Job 1-11. Pero sabemos, “la paciencia de Job” le permitió soportar todo. Su fe hizo que Dios le regresara lo que tenía y mucho más. No obstante Beckett nunca  recompensa a sus personajes, los deja así, únicamente con la esperanza, sin premio alguno. Y es allí donde, en la obra de Beckett, encontramos más la historia de Sísifo que la Job.

Samuel Beckett, escribió su obra en francés y vivió la mayor parte de su vida en Paris, donde convivió con su coterráneo James Joyce. Otros de sus libros son una trilogía de novelas: Watt, Molloy, y Malone muere. En su obra Beckett recurre abundantemente a las escrituras bíblicas, es sorprendente, poético y algunas veces complicado.