Mi foto
Nació en Francisco I. Madero, Dgo. en 1964. El peor de los pecados, es su primer libro de cuentos.Ha recibido el Premio Estatal de Periodismo Cultural “Armando Fuentes Aguirre” en los años 2000 y 2015 y el Premio Estatal de Periodismo de Coahuila, 2016 y 2017. Escribe cuento y ensayo. Es colaboradora regular de la revista Siglo Nuevo, suplemento del periódico El Siglo de Torreón. Su entrevista con Elena Poniatowska fue traducida al griego y publicada en la revista Koralli de Atenas. Ha publicado en diversas revistas nacionales y libros colectivos. Perteneció al taller literario de Saúl Rosales; es médica egresada de la Facultad de Medicina de Torreón,UA de C. y estudió la Maestría en Apreciación y Creación Literaria en Casa Lamm en la Ciudad de México. Correo electrónico: lopgan@yahoo.com

lunes, 17 de junio de 2019

CLÓSETS VACÍOS


Resultado de imagen para cebras peatonales con arcoiris


Junio es el mes de la diversidad sexual. Hace 50 años, en los libros de psiquiatría, la homosexualidad aparecía como depravación sexual, junto con la zoofilia, necrofilia, pedofilia, sadomasoquismo, fetichismo, voyerismo, exhibicionismo... Dentro de las enfermedades relacionadas con el desarrollo sexual se mencionaban hermafroditismo, síndrome de Turner y de Klinefelter, en donde los genitales no están bien definidos. Los conceptos han ido cambiando y la homosexualidad pasó de ser depravación a enfermedad, y luego a diversidad sexual. Hemos evolucionado, pero no lo suficiente; darles sus derechos no implica quitárselos a quienes se los niegan.
Si la diversidad sexual aún se considerara enfermedad, resultaría muy oneroso para el servicio de pensiones; imaginen pensionar a miles por una enfermedad incurable y, para muchos, contagiosa. “Hoy amanecí más gay, o más lesbiana, que ayer” podrían alegar y quedarse a reposar en casa. Da tranquilidad que ya no sea una patología. No obstante, hay padres que envían a sus hijos a terapia psicológica, para que les curen esa conducta contranatura; alegan que el principal fin del acto sexual es la procreación y olvidan las razones amorosas, recreacionales y que el amor no es sólo sexo. La diversidad sexual es tan natural como el color de la piel.
Hay conductas que antes eran consideradas aberrantes y ahora no. Internet ha normalizado el exhibicionismo y el voyerismo; la pornografía está a la vista de cualquiera. Esta es una pendiente resbaladiza porque se promueve el acto sexual como un valor de poder. También el fetichismo o el sadomasoquismo se instrumentan en las sexshop. Existe demasiada exaltación por el sexo y de allí que muchas personas tomen ese camino para sentirse superiores y tasan como inferior a todo aquel que no coincide con su conducta sexual. Desde luego, las depravaciones existen, surgen del abuso de poder que infringe un daño físico y/o psicológico al otro. Aquí, habría muchas variables por discutir.
         Algunos se ofenden por los desfiles del arcoíris, pero no se dan cuenta que es su odio el que provoca esas manifestaciones. Promovemos lo que rechazamos. Dejemos de discriminar y no serán necesarias marchas de protesta. A veces ni siquiera hay consciencia; lo vemos cuando se publican las noticias morbosamente: la violencia entre homosexuales se publica en términos exaltados. En cambio, la violencia del hombre hacia la mujer pareciera que se acepta. A los homosexuales se les califica de pasionales y al hombre que descuartiza a su esposa se le cubren los ojos para que no sea reconocido y a la víctima la exhiben en cada una de sus partes. La maldad no distingue orientación sexual. Aunque son los hombres los que más crímenes cometen.
No deberíamos discutir sobre las preferencias sexuales; lo hacemos porque hay quienes creen tener derecho a decidir sobre el cuerpo del otro. Cuando la libertad sexual radica en el dominio y aceptación de nuestra propia naturaleza. Por eso también existe discriminación dentro de la misma comunidad LGBT+. Todos tendríamos que voltear hacia el espejo y preguntarnos por qué rechazamos lo que es diferente a nosotros. Y reconocer que el autodesprecio germina con el rechazo social.
         Ojalá ya no se enlistara a las grandes personalidades homosexuales para legitimar la conducta sexual, pues ni todos los gays son Chaikovski ni todos los genios son homosexuales; Newton, por ejemplo, murió virgen. “…probáis que no es el sexo de la inteligencia parte” diría Sor Juana. El día que las personas, dentro de la moral, (llamo moral al respeto al cuerpo del otro y de no someter a nadie) salgan del clóset y sean recibidos por una sociedad con más luz en el cerebro y generosidad en su corazón; estos crímenes de odio disminuirán; la autoaceptación de la propia naturaleza, y la de del otro, permitirá los clósets vacíos.
        
          

domingo, 19 de mayo de 2019

LAS TÓRTOLAS SE FUERON



Resultado de imagen para las tórtolas volando en la ciudad de México
Camino por la Alameda Central, cerca del Palacio de Bellas Artes. Me arden los ojos y la garganta; la visión borrosa se la debo al humo que está por todos lados. La Ciudad de México alcanzó los más altos índices de contaminación debido a incendios, agregándose a la polución permanente de los motores de combustión interna. Esta ciudad es enfisematosa e inmunosupresora; está hecha de conjuntivitis y de sorpresas. Gracias a ella se han manifestado cosas de mí que ignoraba. Aquí soy más veloz que los automóviles: busco en Google Maps cómo llegar a algún sitio y me dice que si camino tardaré 20 minutos y si voy en coche será una hora; cuando la tierra tiembla soy rapidísima para bajar escaleras y me di cuenta de que puedo soportar los olores más ácidos que parecen sazonados con comino, cuando subo al Metro en hora pico y con calor. Al descubrir la ciudad me descubro a mí misma.
         Soy flâneur, camino las calles. No encuentro la salida del laberinto, quiero imitar a Dédalo y volar, pero como su hijo Ícaro, se me derriten las alas. He vivido por dos años en la Capital y no la conozco lo suficiente. No obstante, me ha dado la felicidad de nuevos amigos y conocimientos viejos, ignorados por mí. La ciudad me ha provocado risas, sustos y asma. Y disfruto de su teatro, cine y música. He pensado en abandonar este lugar de caos y asombros, pero sé que no me extrañara ni un Imeca. Recapacito, esta ciudad es apasionante, por eso le he perdonado que me haya quitado algo que toda mi vida me había acompañado: el canto de las tórtolas. Desde que comenzó la contingencia ambiental dejé de escucharlas. Tengo esperanzas de que la contaminación disminuya. ¡Qué regresen los días de trinos!
         Veo la ciudad con melancolía. A mi memoria llega la frase del filósofo francés Jaques Ellul: “No hay soluciones políticas, sólo tecnológicas, todo lo demás es propaganda”, Es verdad, la ciencia y la tecnología han hecho mucho por liberar a la humanidad de enfermedades y trabajos forzados. El más grande ejemplo es la liberación femenina: la píldora anticonceptiva y los electrodomésticos han logrado cambios tan valiosos como el derecho al voto que le debemos a las sufragistas. No obstante, la tecnología a veces es traicionera, podemos trasportarnos rápido y al hacerlo vamos destruyendo la atmósfera y la limpieza del aire. Lo que nos produce bienestar inmediato, a largo plazo, puede ser letal para la ecología; las repercusiones se extienden a generaciones venideras. Sí creo que parte de la solución será la misma tecnología, cuando los coches eléctricos sean la norma y usemos la energía solar y la eólica más que la energía derivada del petróleo.
¿Qué significa que ya no se escuchen las palomas? ¿Huyeron del gris para buscar el azul? ¿Se murieron? La ausencia de pájaros es el presagio de un desastre mayor, si los altos índices de contaminación persisten, habrá riesgos de epidemias, de enfermedades respiratorias, principalmente influenza. Más allá de mi añoranza por las aves canoras, me preocupa que no estemos previniendo los efectos que trae la contaminación. La mala calidad del aire favorece las infecciones debido a que la inmunidad disminuye y los padecimientos autoinmunes se detonan. Habrá que tomar medidas específicas además de la suspensión de clases y el no circula; hacer campañas para la prevención de enfermedades infectocontagiosas, esas medidas higiénicas que sólo se difunden cuando el problema ya existe.
Vi comentarios en redes sociales que aseguran que los incendios habían sido provocados; se me dificulta aceptar que haya personas con ese grado de estupidez y/o maldad. Hace unos días cayó una tromba que limpió un poco el cielo y mi cabeza de malos augurios. Mi optimismo se vino abajo la mañana siguiente.


domingo, 21 de abril de 2019

4:20, LA HORA VERDE


Resultado de imagen para marihuana
La historia se gesta en 1971. Dos hermanos de apellido Waldo, estudiantes de secundaria en San Rafael, California, se enteraron de que una persona había abandonado su sembradío de marihuana y decidieron cosecharla. Así surgió The Waldos un grupo de jóvenes que comenzaron a citarse, para fumarse un porro, a las 4:20 de la tarde, hora en que terminaban sus actividades extracurriculares. La hora se trasformó en fecha y así, el 20 de abril, se estableció como el Día Mundial de la Marihuana. En las grandes ciudades se organizan marchas para reclamar la libertad de su consumo.
El término marijuana surgió en Sonora, entre los seguidores de Pancho Villa, a principios del siglo XX. La canción de: “La cucaracha, la cucaracha ya no puede caminar/ porque no tiene /porque le falta / marijuana para andar”, da testimonio de ello. Después cambiaron la palabra marijuana por “una pata”.
Marijuana, marihuana, mariguana, cannabis, mois, weed, hierba, de la buena pa´gozar, sirve para mitigar el estrés o en el tratamiento del glaucoma; en una “friega para la reuma” o para aumentar el apetito arrebatado por la quimioterapia. La mariguana es utilizada como analgesia del alma y del cuerpo. “Ella” es un ente multifacético que contradice las leyes que la prohíben: en pipa, porro, brownies, aceite o cápsula, sirve para verte mejor, para escucharte mejor, para sentirte mejor, para comerte mejor; la hierba puede llevar, a la vez, al lobo feroz en un viaje paranoide y a Caperucita roja (de los ojos) saltando feliz por el bosque. La planta de siete hojas (siete, el número divino, según la Biblia) conduce al dios de Los Rastafaris, esos de pelo trenzado bajo el humo de los ojos a medio párpado. Un movimiento basado en el versículo bíblico (Apocalipsis 22:2) que dice: “Y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones”, consideran a la marihuana una deidad. La deidad del descanso y de la risa.
La constitución de los Estados Unidos está escrita en tela de cáñamo, una variedad de cannabis. Versátil y de fácil cultivo es importante en la industria textil; produce telas duraderas. La hierba fue prohibida, por vez primera, en Estados Unidos alrededor del año 1915. Ilegalidad que se extendió a América y después a casi todo el mundo. Algunos aseguran que la prohibición surgió por la “ley seca” que provocó que las personas optaran por la marihuana al ser más barata y fácil de conseguir que el alcohol. Las autoridades estadounidenses se dieron cuenta de que el consumo había aumentado y también la prohibieron. Otros consideran que fue por discriminación, debido a que los negros y mexicanos la usaban más.
         Unos creen que su legalización hará un mundo más mariguano y sin moral. Otros consideran que esta planta es mágica y que desarrolla genialidades como los del “Club de comedores de hachís” al que pertenecerían: Charles Baudelaire, Víctor Hugo, Alejandro Dumas padre y Honoré de Balzac, entre otros. Creen que habrá más inteligencias como las de otros famosos usuarios, como Carl Sagan, Morgan Freeman o Stephen King. Lo cierto es que la marihuana no hace al genio, sólo lo relaja.
         En México, el debate se está dando: Olga Sánchez Cordero, en noviembre pasado, presentó un proyecto de despenalización de la marihuana. También el expresidente Vicente Fox está proponiendo “terminar con la industria criminal y sangrienta para transformarla en una industria creadora de empleos”. En Estados Unidos el 88 % de la población está a favor de la marihuana médica y el 60 % desea su completa legalización. No falta mucho para que vuelva a ser legal. Siendo optimista, creo que se impondrá la cordura y será tan libre como la Coca-Cola, dañina para la salud. No existen muertes registradas por el consumo de esta planta, las muertes son por su tráfico ilegal. De cualquier manera, el 20 de abril se seguirá viviendo entre el humo del porro compartido; fluirán los vapores del relax, del amor y la paz. Una mirada vaga, un hablar pausado y los sentidos trastocados oirán el cielo más azul; en el olfato estará la música y en el tacto el sabor.

ABORTO EN EVOLUCIÓN


La familia homoparental, la legalización de la marihuana y el aborto, son temas que, frecuentemente, están en la discusión para la creación de nuevas leyes. Tres temas que, aparentemente, son diferentes entre sí, cuestionan la moral del individuo en cuanto al uso de partes específicas del cuerpo. Los matrimonios homosexuales y el aborto tienen que ver con los genitales; la marihuana involucra, en especial, al cerebro. Se discute sobre cuáles son los límites de la libertad personal y en qué circunstancia se coarta la del otro. En el caso de las familias homoparentales, los conservadores aseguran que se daña al niño que se adopta y en el aborto se dice que se está matando a un ser humano. En este punto, la marihuana toma diversos cursos: las muertes y la corrupción por narcotráfico, y los beneficios o perjuicios en la salud al consumir esta planta. Son temas muy complejos, porque se involucran respuestas filosóficas, de la política y la biología.
Los hombres juegan un papel importante en la prevención del embarazo. Sí fueran responsables en el uso del condón, habría menos problemas que enfrentar, no sólo el del embarazo sino el de las enfermedades de trasmisión sexual. Desde luego, la mujer tiene la mitad DE responsabilidad en ello (cuando no se trate de violación), pero no es raro encontrar personas que están en contra del aborto y que no les gusta usar condón. Ellos deberían tomar conciencia de que la carga biológica de ser madre es de dos por eso la responsabilidad de ambas partes es incontrovertible.
En la ciudad de México el aborto es legal hasta las doce semanas de embarazo.  El problema es que, aunque es legal en algunos estados, el aborto inducido se sigue practicando de manera clandestina. El único lugar en que se establecieron clínicas exprofeso, con las medidas higiénicas y de preparación médica adecuada, es en la Ciudad de México. En cambio, en el resto del país, la muerte por infecciones y sangrado son frecuentes en quienes deciden abortar.
         No hay que victimizar a las mujeres que deciden abortar cuando su embarazo fue producto de sexo consensuado, pero el estado debe proveer las mejores condiciones para evitar que muera en este trance. Tomando en cuenta que, generalmente, las mujeres confirman que están embarazadas a la cuarta semana, significa que tiene ocho para decidirse y así no arriesgar su vida.
Los métodos abortivos son cada vez menos cruentos; en la antigüedad eran a base de plantas. A finales del siglo XV Fernando de Rojas expresaba las prácticas del aborto en la novela La Celestina, en dónde esta mujer médica, bruja y alcahueta ofrecía un brebaje hecho a base de ruda, (entre otras plantas) que provocaba el aborto. Enseguida cito un pasaje de esta novela en donde Celestina le responde a una mujer que le pide ayuda para abortar: “De este tan común dolor todas somos, ¡mal pecado!, maestras. Lo que he visto a muchas hacer y lo que a mí siempre aprovecha te diré. Porque como las calidades de las personas son diversas, así las medicinas hacen diversas sus operaciones y diferentes. Todo olor fuerte es bueno, así como poleo, ruda, ajenjos, humo de plumas de perdiz, de romero, de mosquete, de incienso. Recibido con mucha diligencia, aprovecha y afloja el dolor y vuelve poco a poco la madre a su lugar. Pero otra cosa hallaba yo siempre mejor que todas y ésta no te quiero decir, pues tan santa te me haces…”
Lo ideal sería que ninguna mujer tuviera que tomar esta compleja decisión, pero la realidad es otra; lo ideal sería que se establezcan leyes para que el Estado provea las condiciones óptimas que permitan que las mujeres no pongan en riesgo su vida.


sábado, 23 de marzo de 2019

YALITZA Y LA FUERZA DE LA DISCRIMINACIÓN




Resultado de imagen para yalitza en los simpsonLa revelación como actriz de Yalitza Aparicio, en la película Roma, fue de tal magnitud que el artista italiano Alexandro Palombo, la dibujó al estilos de Los Simpsons. En la imagen de la caricatura se lee: “Un sueño llamado Yalitza”. La historia de esta joven oaxaqueña, maestra de primaria, se ha tomado como si se tratara de una Cenicienta moderna en donde el príncipe Alfonso Cuarón la trasformó en princesa; la vistió con ropa y joyas hermosas y la llevó a palacios en donde pudo disfrutar de champaña y quesos finos (tan sabrosos como los de Oaxaca, pero más caros). En el cuento están la malvada madrastra y las hermanastras que la envidian porque a ella sí le quedó la zapatilla de cristal. ¿Qué no se fijan las enemigas de Cenicienta es que la zapatilla se la pudo calzar porque le pertenecía? En la historia de Yalitza están las malvadas del cuento, solo que aquí se disfrazaron con nombres de actores, cantantes o conductores, como Sergio Goyri, Yuri o José Origel, entre otros, que en su bajeza recurren a todo tipo de ofensas: “Pinche india”, “Quiero una como ella para que me ayude en casa”. Y también están los que, sin conocerla, dicen amarla, y en la exageración alcanzan la punta de la contradicción para llegar al mismo sitio que sus detractores: la discriminación.
         Yalitza no ganó el Oscar a mejor actriz y para muchos esa fue la transformación de su carruaje en calabaza, pero en realidad la carrera de esta joven apenas comienza. Por lo que he visto en sus entrevistas se trata de una muchacha inteligente que sabe contestar bien a los ataques malintencionados y a los halagos excesivos. Siempre se le vio serena y contestando con mesura. Sin duda, el reto será su preparación como actriz y que los productores y directores no solo la llamen para hacer el mismo papel. Seguramente hay grandes historias en la que pueden explotar su talento natural.  
         En nuestro país ya hemos vivido exageraciones por este premio, por ejemplo, cuando ganó en 2014, a mejor actriz de reparto, Lupita Nyong'o, nacida en México, de origen keniano. Es curioso que ni con Salma Hayek o Adriana Barraza y aún con Marina de Tavira se haya hecho tanto alboroto.
La actriz oaxaqueña apareció en varias portadas de revistas, pero para que no quedara duda de la discriminación que hay en México, la revista Hola la exhibió en una imagen en la que le estilizaron la figura haciéndola más delgada y aclarándole el tono de su piel; trataron de esconder sus rasgos indígenas. Como si los únicos cánones de belleza fueran los de la raza blanca. La mente discriminadora sólo ve los estereotipos que la televisión a difundido y quedan ciegos hacia otro tipo de belleza. El resultado de Hola fue que la joven se alejó de su imagen real. Otras revistas, con más visión y cultura, no le hicieron photoshop.
         Podría decir que es extraña la forma en que se manifiesta el racismo; por un lado, el racismo basado en el fenotipo se denota en “Pinche india”, pero también hay un racismo cultural, que menosprecia todo lo que proviene de los pueblos originarios, o de lo rural. Nos quejamos del racismo que existe en Estados Unidos hacia los mexicanos. Sin embargo, México es un país racista, y muchas personas para que no digan que lo son se vuelven al otro extremo sin darse cuenta de que en la exageración se hace aún más patente la discriminación. Al parecer no podemos ser ecuánimes y ver con naturalidad que una joven mexicana tenga talento, festejarlo no por el color de su piel, ni por su origen, sino simplemente como un acto de solidaridad hacia la capacidad de una mujer mexicana.
         El 24 de febrero, día en que se entregó el Oscar, en la plaza Río de Janeiro de la colonia Roma, se colocaron cinco pantallas gigantes para que las personas vieran los premios Oscar y el éxito de la película Roma de Alfonso Cuarón. Y ya se habla de lo que aumentará la plusvalía en esta colonia a causa de la película. Qué, si no fuera porque es una de las zonas que más se daña en los temblores, vivir en la Roma sería tan costoso como vivir en Manhattan. Somos tan exagerados.

sábado, 9 de marzo de 2019

CARTILLA MORAL: DE REYES PARA AMLO.


Resultado de imagen para cartilla moral de alfonso reyes



A petición de Jaime Torres Bodet, en 1944, Alfonso Reyes escribió la Cartilla Moral. Era el sexenio de Manuel Ávila Camacho y se desconoce la razón por la que, en ese tiempo, no fue difundida. Fue en 1992 cuando el gobierno de Carlos Salinas de Gortari se intentó repartirla entre los maestros; se imprimieron 700 mil ejemplares que tuvieron que ser retirados porque hubo voces que se opusieron: “El Estado no debe moralizar la conducta de los mexicanos”, decían. Ahora el presidente Andrés Manuel López Obrador ha decido difundir este documento. Por tercera vez surgen detractores, pero ya que la oposición está tan debilitada y dispersa, a 75 años de que fue escrita, finalmente tendrá lectores.
         La cartilla contiene percepciones filosóficas y poéticas encaminadas a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Propone, a través de catorce puntos, el buen funcionamiento de la sociedad. Es un texto erudito, que establece conceptos que aún no podemos resolver como humanidad. El primer punto aclara que la moral (del latín) y la ética (del griego) se refieren a hacer el bien. Dice que: “Todas las religiones contienen un cuerpo de preceptos morales, que coinciden en lo esencial”. Aunque sabemos que no es necesario tener una religión para ser una persona moralmente correcta. Reyes asegura que “el hombre se educa para el bien” de tal manera que el hombre malvado lo es por ignorancia, mientras que el que hace el bien es porque tiene conocimientos. No obstante, la naturaleza humana no se limita a esa simple fórmula, hemos tenido gobernantes con posgrados, que aprecian el arte y tienen gustos refinados, pero eso no los exime de ser asesinos, corruptos y ladrones.   
         El segundo punto habla de un tema mucho más complejo: ¿Es el cuerpo y el alma una sola unidad? ¿Puede existir el espíritu sin la materia? Sentencia que: “Al cuerpo pertenece cuanto en el hombre es naturaleza; y al alma, cuanto en el hombre es espíritu”. Sin embargo, Son cuestionamientos que se han hecho por siglos sin que haya pruebas definitivas de que la materia sea, o no, el origen del alma. Hasta ahora es un asunto de fe pensar que el origen es inmaterial. 
         El tercer punto es sobre la cultura y la civilidad; habla de enaltecer el espíritu: “En todo caso, cultura y civilización, creaciones artísticas y conocimientos teóricos y aplicaciones prácticas nacen del desarrollo del espíritu; pero las inspira la voluntad moral o de perfeccionamiento humano. Cuando pierden de vista la moral, cultura y civilización degeneran y se destruyen a sí mismas.” Menciona los avances tecnológicos: la electricidad y la radio. Y es este punto se vuelve obsoleto pues las ciencias y la tecnología, actualmente, tienen más impacto en todo ser vivo y, especialmente, en el humano.
         En el cuarto apartado: “Los respetos morales”, vuelve otra vez a la religión y sus mandamientos, propone: Anteponer un bien superior ante uno particular o inmediato; el quinto habla del respeto que debemos de tener hacia nuestro cuerpo; el sexto trata sobre la importancia de mantener la familia, dice de ésta que es un hecho natural, cuándo sabemos que la institución de la familia es un hecho cultural que surgió para establecer la propiedad privada; el apartado siete habla de la vida social y de la ayuda que unos a otros debemos darnos; el punto ocho es sobre la necesidad de aplicar la ley y el derecho; el nueve sobre el amor a la Patria; el diez, vuelve al respeto a las normas sociales; en el once habla sobre el respeto a la naturaleza; en el doce sobre el valor moral. Este punto uno de los más poéticos cita a Horacio, a Amado Nervo y expone el poema “Si” de Rudyard Kipling. Los puntos trece y catorce son un resumen del documento.
         La Cartilla Moral contiene conceptos religiosos, familiares, tecnológicos y del cuidado del cuerpo que no son vigentes, en nuestra época, porque se pensaron hace 75 años, cuando no existía la Internet ni el debate sobre el aborto, la legalización de las drogas y la homosexualidad. Es un texto utópico y en eso radica también su atractivo, por eso, aunque no posea la fórmula para la felicidad, introduce al lector a otro tipo de conocimientos, ya que no solamente habla de religión o filosofía, sino que enaltece algunos héroes y poetas nacionales.
La Cartilla Moral es valiosa porque plasma el pensamiento de un gran intelectual mexicano como lo fue Alfonso Reyes. Sin embargo, no será útil para frenar la corrupción o la delincuencia. Es un documento que se sostiene por su valor artístico más que como un instrumento moralizador.


domingo, 24 de febrero de 2019

LA CIUDAD DEL RUIDO


‘Se compran colchones y refrigeradores’, el grito que prohibieron México - Imagen 1

Un día, hablaba por teléfono con mi hijo. Él estaba en Torreón y yo en la Ciudad de México. Mientras la conversación fluía, yo escuchaba el canto de las tórtolas laguneras y al mismo tiempo el de las chilangas. Me percaté de una curiosidad: las tórtolas norteñas tenían un canto mucho más pausado que el de las capitalinas. Tal vez los pájaros compiten con el ruido que les rodea para escucharse entre ellas; el ruido de la Ciudad de México es insuperable.
         En septiembre del 2016, asistí a un concierto en la plaza mayor de Torreón en el que se presentaba Javier Camarena cantando a Cri Cri. Al final, las coristas reprodujeron la letanía que todo el día se oye en Ciudad de México proveniente de las camionetas que compran cosas usadas; esa de “Se compran colchones, tambores, refrigeradores, estufas, microondas o algo de fierro viejo que venda…”  cuando escuché eso en un escenario y en el concierto de uno de los mejores tenores del mundo, me pareció divertido. Pero ahora que vivo en un lugar donde oigo la misma frase más de cien veces veces al día, se ha vuelto una situación muy desagradable. Hay ocasiones en que se cruzan tres camionetas repitiendo dichosa cantaleta. A eso se le agregan los vendedores de tamales oaxaqueños; los otros tamales; los que recogen papel y periódico; el afilador, el camotero, las patrullas, las ambulancias y todos los demás que hacen que la ciudad de México sea una de las más contaminadas, no sólo de polución, sino de ruido.
         La contaminación auditiva es dañina, no sólo en los psicológicos sino en lo económico, porque provoca muchos gastos defensivos; estos gastos son las pérdidas de dinero irremediables y resignadas, que se realizan ante la necesidad de defenderse de un hecho del que el estado debería ocuparse y esto se da en varios rubros. Por ejemplo, el estado no provee agua potable en los grifos, entonces hay que comprarla embotellada o no provee seguridad; habrá que gastar en poner rejas, cerraduras más sofisticadas, alarmas o cámaras de video. La contaminación auditiva hace que las personas pierdan dinero porque el exceso de ruido los distrae de sus quehaceres; cada vez es más frecuente que los habitantes de edificios, habitacionales o de oficinas, opten por una defensa física contra el ruido. Gastan dinero en sellar puertas y ventanas e incluso en poner dobles ventanas y comprar audífonos aislantes de ruido. No son pocas las personas que generan una neurosis y que no pueden descansar adecuadamente a causa del ruido de la ciudad, esto, casi seguro, lo hará pagar una consulta médica y medicamentos.
         El problema es serio, los comerciantes ambulantes están en su derecho de desarrollar una actividad que les dé sustento económico. El problema es que dañan a terceros y eso no es algo trivial, aunque, a veces, los habitantes de una ciudad no toman conciencia de lo que representa en su mente y en su personalidad todo ese ruido al que están expuesto; simplemente viven enajenados y eso también es un trastorno. Puede llegar a ser muy exasperante; es imposible no distraerse al estar trabajando. Los de las camionetas compradoras de fierro viejo no descansan ni los domingos, están por toda la ciudad y al parecer es un negocio muy redituable porque cada día surgen más y lo peor es que usan la misma grabación todos; en algunas películas mexicanas es parte de la sonoridad involuntaria. No hay manera de callarlos.
         Reconozco que para muchos esto es parte de la cultura popular, sobre todo para los turistas o las personas que pasan poco tiempo en la ciudad. Y es que hay unos gritones que son personajes únicos, no sé lo que gritan, pero lo hacen de manera muy peculiar; acepto que algunos me asombran y me gusta oírlos. Pero los de las camionetas con altavoces son francamente insoportables.
         Quisiera saber cuál es la solución para disminuir la contaminación auditiva, no sé si el gobierno no tiene los instrumentos legales para regularizar a los comerciantes con altavoces o si los tiene y no quiere aplicarlos. Sin duda, el gobierno debe buscar la forma de dirimir este problema.